Seleccionar página

La ortodoncia es una parte de la medicina, cuya práctica se debe en exclusiva a la medicina y odontología privada en España. El profesional encargado para ello es un estomatólogo u odontólogo que tenga una experiencia y un sentido ético personal para practicarla con suficiente destreza.

Ahora bien, existen multitud de situaciones médicas que muchas veces se comparten entre el odonto/estomatólogo privado que ejerce la ortodoncia y el mismo profesional de la SS. Abarcan desde el diagnóstico del paciente de ortodoncia, la odontopediatría como una forma de ortodoncia preventiva, las intervenciones en caninos incluidos y cordales, así como la cirugía maxilofacial, no así las extracciones de pacientes adultos remitidas por los ortodoncistas privados para ello.

Diagnosis de odontopediatría

En España, el paciente de odontopediatría es diagnosticado en muchas ocasiones en los Centros de Salud, donde operan los dentistas de la SS. Este paciente, casi siempre un niño/a en dentición temporal, es remitido/a al odonto/estomatólogo privado para que le realice la ortodoncia, después de un seguimiento en la SS.

Las prestaciones de la SS en materia de odontopediatría incluyen las fisuras, las fluorizaciones tópicas, obturaciones de molares, las extracciones por motivos de infección o por impedir la correcta erupción de las piezas de leche. Ahora bien, en ningún caso incluyen las extracciones seriadas propuestas por el odonto/estomatólogo privado así como las extracciones preventivas.

Si el paciente de odontopediatría es visitado por primera vez en la SS, es el dentista que pertenece a ella quien puede realizarlas según su criterio, pero no estar sujeto al diagnóstico del dentista privado.

En el caso de las extracciones definitivas para crear espacio para un apiñamiento la respuesta es la misma. El dentista de la SS no tiene obligación ni ética ni social y menos por parte del estamento público para realizarlas, ya que quien dirige el tratamiento de ortodoncia de ese cliente en el gabinete y paciente en la SS es el dentista privado.

En muchos casos, el ortodoncista privado abusa del dentista de la SS remitiendo a sus clientes para que les realicen intervenciones de todo tipo, con el objetivo de que su cliente se ahorre algunos euros, porque teóricamente el sistema los financia.

El problema está en que financia las patologías y enfermedades diagnosticadas por el seguro médico y no por dentista externos, que en realidad pretenden abaratar un tanto el tratamiento de ortodoncia. Con esto lo que se consigue es no trabajar en equipo y puede que el cliente/paciente salga perjudicado, ya que muchas veces no se conoce al dentista de la SS que le va a realizar su intervención ni sus cambios de humor.

Cirugía maxilofacial en la Seguridad social

El problema es mayor cuando la intervención es un tratamiento conjunto de cirugía maxilofacial y ortodoncia. La cirugía maxilofacial es una prestación que ofrece la SS a los pacientes que la necesitan. Antiguamente los tratamientos de cirugía maxilofacial eran independientes de tratamiento pre y post ortodónticos, pero desde hace bastantes años los pacientes/clientes con problemas óseos maxilares, que implican intervenciones quirúrgicas son complementarias de tratamientos de ortodoncia e incluso implantología mediante escaneado dental.

En muchos casos estos pacientes vienen remitidos por los cirujanos maxilofaciales, lo cual se supone y solo se supone que se debe de trabajar en equipo con el ortodoncista. Esto no sucede, ya que muchos cirujanos hacen la guerra por su cuenta, sin haber intercambiado jamás ni una palabra con el ortodoncista del paciente.

Por otra parte, existe la costumbre de remitir a estos pacientes/clientes por parte del dentista privado, vía ambulatoria, a los hospitales de SS para ahorrarse los honorarios de una intervención maxilofacial, de por sí cara por supuesto. El problema es el mismo, la falta de comunicación que existe entre el ortodoncista y el cirujano a la hora de elaborar y planificar un tratamiento, que en conjunto perjudicará a nuestro cliente y a su paciente.

Creo que si la ortodoncia es España es privada, los dentistas y ortodoncistas deberíamos de trabajar con compañeros de la medicina privada en cuanto a la remisión de clientes de las diferentes intervenciones, sean extracciones, cirugía menor, cirugía maxilfacial, para tener un control completo de nuestros casos y eximir a nuestros compañeros de la SS de la responsabilidad añadida de realizar intervenciones que no les atañen.

El dentista de la Seguridad social

Así mismo, en caso de que los pacientes sean remitidos por la SS, una nota informativa, aunque no sea expresamente nominal, podría dar lugar a una mejor comunicación. No cabe duda que en un mercado tan competitivo como es el de la odontología en España posiblemente el dentista más ecuánime para juzgar las necesidades de diagnóstico y tratamiento es el dentista de la SS.

Si este está mejor informado por nosotros, puede abrir desde el principio una buena vía de comunicación entre el dentista privado, el de la Seguridad Social y el paciente/cliente. Tampoco está de más informar a nuestro cliente de estas circunstancias, ya que es éste el primero que exige estas prestaciones porque son gratuitas. Aclarándoles la situación que existe y la relación entre la SS y nosotros, los clientes suelen ser comprensivos, ya que unos euros más, salvo en los casos de cirugía maxilofacial no suponen mucha carga al bolsillo.

En los casos de cirugía maxilofacial, que en primera instancia han sido diagnosticados por nosotros, la explicación del trabajo en equipo del tratamiento de ortodoncia con nuestro cirujano maxilofacial, es comprendido muy bien por parte del cliente. Todas estas pequeñas ayudas mutuas nos facilitarán mejor nuestra labor diaria.

<

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies, para ello le informamos que con la navegación acepta su uso. También puede consultar nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies